REGIONAL | Un hospital público de Madrid se negó a realizar un aborto pese a la inviabilidad del feto

Todos los médicos del departamento se declararon objetores de conciencia

Todos los médicos del departamento se declararon objetores de conciencia

Hospital Clínico San Carlos

Imagen: Comunidad de Madrid

Después de casi cuatro meses de embarazo, el pasado mes de diciembre, este se convirtió en toda una pesadilla para la médico geriatra Marta Vigara, que tras sufrir una rotura prematura de la bolsa y perder gran parte del líquido amniótico, acudió a las urgencias del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, su lugar de trabajo. 

 

Tal como ha relatado la propia Vigara en los micrófonos de la Cadena Ser, tras ser ingresada, los médicos le dieron el pronóstico de que el feto era infausto (con muy pocas probabilidades de sobrevivir) y que existía la posibilidad de abortar, pero que este procedimiento no se podía hacer en el hospital porque todos los médicos del servicio de ginecología eran objetores de conciencia y el feto todavía tenía latido. 

 

"Mi vida corría riesgo", aseguraba Vigara que tuvo que ser tratada con antibiótico intravenoso, ya que el líquido amniótico fuera de la bolsa puede provocar infecciones tanto en la madre como en el feto, "pero a mí en ningún momento me hablaron de los riesgos para la madre y bueno, tampoco para el feto, me dijeron que era infausto y que si quería saber los riesgos que había llamaban a los neonatólogos para hablar de porcentajes".

 

 

Entre los muchos riesgos que había, y que comentaron en ese momento, están "problemas neuronales, nulo desarrollo de extremidades, hipoplasia pulmonar", ya que al romperse la bolsa tan temprano el feto no ha acabado de desarrollarse, y aunque consiga sobrevivir sus posibilidades de vivir fuera del útero son muy pequeñas.



A mí en ningún momento me hablaron de los riesgos para la madre y bueno, tampoco para el feto, me dijeron que era infausto

 

Ante esta situación, Marta y su marido decidieron abortar, y para ello tuvieron que acercarse a la Clínica Isadora en la calle Sagasta (una clínica privada que hace abortos de forma gratuita para la Seguridad Social) a contrarreloj, pues le dieron el alta a las 12:30 en el Clínico y a las 14:00 cerraba la clínica, a la que la médico geriatra llegó desangrándose, ya que se le había desprendido la placenta. 

 

Aun así, Vigara reconoce que tuvo suerte pues gracias a sus contactos consiguió una cita ese mismo día en la Clínica abortiva y no tuvo que esperar al día siguiente "como muchas otras mujeres". Tras esta experiencia tan horrible en su propio centro de trabajo, la doctora quiso denunciar su caso a los comités de vigilancia y regulación del mismo, pero ninguno de sus esfuerzos sirvió para nada, a pesar de que en varias ocasiones le dieron la razón, por eso, Vigara ha decidido acudir a los medios de comunicación para que se conozca su historia. 

 

No es un caso aislado 

 

Aunque el Código Deontológico Médico afirma que un departamento entero no puede ser objetor de conciencia, ya que al final el paciente se quedaría desatendido, esto sucede con mucha más frecuencia de lo que nos podemos imaginar, tal como revela Vigara. Pues según ha podido saber ante compañeros médicos esto ocurre por las presiones a las que son sometidos los ginecólogos que sí están dispuestos a realizar abortos, a los que en muchas ocasiones no se les contrata, o se les aísla haciendo que esta sea la única intervención que puedan realizar en su trabajo. 

 

De hecho, a pesar de que se realice esta intervención en centros públicos, no se notifican y se esconden bajo el nombre de otras intervenciones, por eso, según el INE, en 2019 se realizaron exactamente 0 abortos en centros públicos de la Comunidad de Madrid

Comentarios
Añadir un comentario
Texto del comentario:  

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR