"El tiempo que te doy" encarna el duelo del desamor

El tiempo que te doy.

Imagen: Twitter

Cuántos minutos dedicarle al recuerdo

Cuando los sentimientos encienden y abarcan el silencio no son imprescindibles, ni siquiera precisas, las palabras. El querer respira en la superficie, pero más elevado se encuentra el desamor. Y no hay dialéctica que a ninguno de los dos haga justicia. El sigilo es capaz de contemplar y acoger el estruendo del dolor. Es así como existe esa compensación: El equilibrio desmesurado entre un espacio en blanco y el pitido en el oído como un ruido agotador

 

La búsqueda atormentada de la paz personal es otra guerra íntima. Y todas las fases, aunque sin delimitar y sin determinaciones, se convierten en premisas pertinentes y tolerables. El sufrimiento, en menor o en mayor medida, siempre es común. En sus diversos formatos y geometrías; en el caos y en lo quieto que precede. 

 

En El tiempo que te doy, no hay lugar para el adorno, ni para la conversación redundante. Porque ese tipo de elementos no cabe en el duelo, sino que molesta. Y una ruptura también requiere de un luto. Así nos lo muestra Lidia, la protagonista de esta historia. Ella vive la reciente separación de Nico, su expareja, y estratégicamente parece decidir los minutos que le dedica en su día a día: una forma de mitigar la memoria y, en este caso, su consecuente desconsuelo.

Una realidad físicamente sencilla, pero internamente abrumadora.

La composición y la luz de este audiovisual destella por ser tenue, por saber mostrar contemplando, una realidad físicamente sencilla, pero internamente abrumadora. Parece que sin ser expresados, los pensamientos de Lidia se pueden leer. Quizás porque también los hemos escrito, en cierta manera, alguna vez.

 

La música nos traslada hasta un corazón roto, pero Nadia de Santiago, Inés Pintor y Pablo Santidrián, eligen también el roce de las hojas de los árboles, el canto de los pájaros, las voces de la multitud: el mundo al natural y al desnudo como acompañamiento de una emoción abierta en canal.

 

Carente de aderezo pero repleta de detalles, El tiempo que te doy no solo es breve en su ornamento, también en su extensión general y por capítulo. Esta característica encierra otro mensaje, y es que, poco tiempo nos hace falta para medir cuánto dedicamos al recuerdo y cuánto a vivir.

 


Comentarios
Añadir un comentario
Texto del comentario:  

Te puede interesar

El rincón de la lectura... por Manuela Bravo

No es del todo necesario salir de casa para poder viajar. Quien tiene un libro tiene un billete a cualquier rincón del planeta, gratis, sin horarios y con toda la ilusión que le quiera echar. Por ello, por ese amor a la literatura y por su fomento (tan importante) entre las nuevas generaciones, Librería Bravo nos deja su recomendación de libros para los próximos días del mes.

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR